horno de casa

horno de casa

Se nota que la tarta era para una chica  ¿verdad?, pues si era para el cumpleaños de mi hija Lucia y la tarta me quedo un poco cursi pero estaba riquísima.

Comenzó siendo una tarta sacher pero al rellenarla pensé en cambiar la mermelada que llevan estas tartas por una crema de mascarpone y nata montada y para rematar la faena no se me ocurrió otra cosa que ponerle unas gotas de colorante de repostería rojo y así quedó, de rosa.

Como comprenderéis la decoración tenia que ir acorde con el interior, sobre todo por que todavía me quedaba crema rosa, y así quedo, ah y me olvidaba deciros que aunque en la foto no se ve, se la decoré con una orquídea, rosa por supuesto.

Os pongo una foto donde se puede ver entera, así os daréis cuenta que la decoración de tartas no es lo que mejor se me da.

horno de casa

horno de casa

Ingredientes para el bizcocho

  • 200gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 350gr de harina floja
  • 3 huevos
  • 180ml de leche
  • 250gr de azúcar
  • un sobre de levadura royal
  • una cucharada de esencia de vainilla
  • 6 cucharadas de cacao en polvo

Ingredientes para la ganache de chocolate

  • 150 gr de chocolate para postres
  • 150de nata para montar
  • 60gr de mantequilla

Ingredientes para la crema de mascarpone y nata

  • 100gr de azúcar glas
  • 500gr de nata
  • 250gr de queso mascarpone
  • un poco de colorante alimentario ( yo lo he puesto rojo)

Ingredientes para el almíbar

  • 150 gr de azúcar
  • 200ml de agua
  • un chorrito del licor que más nos guste

Preparación del bizcocho

Ponemos a calentar el horno a 180ºC.

Mezclamos la harina con la levadura y el cacao en polvo y lo tamizamos todo junto.

En un bol ponemos la mantequilla, el azúcar y la esencia de vainilla y batimos con las varillas eléctricas hasta que la mezcla quede esponjosa, añadimos los huevos y batimos bien.

Añadimos la leche y la mezclamos muy bien.

Añadimos la harina y la mezclamos bien con una espátula no con las varillas eléctricas, engrasamos un molde con mantequilla, o le ponemos papel de horno, y echamos la mezcla.

Ponemos a cocer en el horno hasta que cuando lo pinchemos con un palillo salga limpio, dejamos reposar unos minutos y desmoldamos sobre una rejilla.

Para poder cortar bien el bizcocho lo mejor es hacerlo un día antes. Tambien  se puede hacer y cortarlo y congelarlo para cuando decidamos hacer la tarta.

Para hacer la crema de mascarpone

Batimos la nata con el azúcar y cuando esté montada le añadimos el queso y la batimos un poco más hasta que quede bien mezclado, y ahora podemos añadir el colorante.

Para hacer el almíbar

Ponemos a calentar el agua, el azúcar y el licor y lo ponemos a hervir moviendolo de vez en cuando, cuando hierva lo retiramos y reservamos para que se atempere un poco.

Para hacer la ganache de chocolate

Ponemos la mantequilla con la nata al fuego y cuando hierva apagamos y le echamos el chocolate de fundir y removemos bien para que con el calor se funda todo el chocolate.

Para montar la tarta

Vamos a usar un molde desmontable, en este caso yo use el mismo donde hice el bizcocho, para que cuando la tengamos montada podamos quitar el aro y nos quede mejor. La base la dejaremos porque nos va a servir para mover la tarta cuando la tengamos que poner sobre una rejilla para echarle la ganache de chocolate.

Ahora venden unos moldes desmontables de silicona con la base de cerámica o de cristal que son estupendos para hacer los bizcochos y poder usarlos después como base de la tarta.

Partimos el bizcocho en dos o tres pisos, y ponemos una parte en el molde, y lo bañamos con el almíbar, lo cubrimos con la crema de mascarpone y le añadimos otro piso de bizcocho al que también le pondremos almíbar.

Le tememos que poner una capa muy fina de crema de queso cubriendo toda la tarta, para que quede mejor la cobertura, y ponemos la tarta a enfriar.

En este momento es cuando hay que hacer la ganache para usarla cuando este templada.

Para cubrir la tarta la ponemos sobre una rejilla y debajo de la rejilla tenemos que poner una bandeja para que recoja todo el chocolate que nos caiga, porque la cobertura de chocolate la tenemos que ir echando poco a poco sobre la tarta con ayuda de un cucharón y dejar que vaya escurriendo, no hay que pasarle nada por encima a la tarta solo que vaya cayendo el chocolate sobre ella asi nos quedará brillante.

Dejamos que se enfríe y ya podemos pasar la tarta, con la base del molde, a la fuente donde vayamos a servirla y la decoramos a nuestro gusto.

Tagged with →