horno de casa

horno de casa

De esta receta solo os puedo decir una cosa y es que la hagáis y la proveis.

Es distinta porque parece un bizcocho pero lleva frutas, y la crema de limón que lleva por encima está hummmm.

Llevaba muchos años llamando a una tarta que yo hacia, tarta colibrí, pero en realidad no se parecía en nada a esta solo que llevaba una crema de mantequilla parecida, pero un día cayó en mis manos un libro donde me encontré que de verdad existía una tarta con ese nombre y aquí la tenéis.

El libro se llama Repostería de Conventos de ediciones Susaeta y lleva un montón de recetas de dulces y bizcochos. Me he propuesto hacerlos todos, a ver si lo consigo.

Ingredientes para 12 raciones

  • 1 lata de 450gr de piña en almíbar
  • 225gr de harina (la que usemos para los bizcochos)
  • un sobre de levadura royal
  • 1/2 cucharada de canela
  • 1/2 cucharada de jengibre molido
  • 200gr de azúcar moreno
  • 45gr de coco rallado
  • una taza de plátano hecho puré
  • 2 huevos
  • 180ml de aceite de girasol

Ingredientes para el glaseado de queso

  • 30gr de mantequilla
  • 60gr de queso crema (tipo filadelfia)
  • 1 cucharada de vainilla en polvo
  • 240gr de azúcar glas
  • el zumo de medio limón

Preparación del bizcocho

Precalentamos el horno a 180ºC, engrasamos un molde profundo o le ponemos papel de hornear.

Escurrimos muy bien la piña y reservamos 60ml de almíbar, la picamos con una batidora y reservamos.

Picamos los plátanos y los hacemos puré.

Tamizamos la harina con la levadura y mezclamos en un bol con las especias, el azúcar y el coco rallado, incorporamos el almíbar que habíamos reservado, la piña picada, la taza de plátano triturado, los huevos ligeramente batidos y el aceite y mezclamos todo bien.

Ponemos la mezcla en el molde que teníamos preparado y horneamos durante 40 minutos aproximadamente.

Cuando pinchemos con un palillo y este salga seco lo sacamos del horno, lo dejamos reposar unos 5 minutos y lo desmoldamos y dejamos enfriar sobre una rejilla.

Preparación del glaseado de queso

Batimos la mantequilla y la crema de queso en un bol con las varillas eléctricas, le añadimos la esencia de vainilla y el zumo de medio limón, cuando la mezcla quede esponjosa vamos añadiendo poco a poco el azúcar glas. dejamos reposar el glaseado en el frigorífico.

Una vez frio el bizcocho  lo cubrimos con el glaseado. También podemos abrir el bizcocho por la mitad y rellenarlo de glaseado, de cualquier forma que la decoremos os garantizo que está estupenda.

Tagged with →