horno de casa

horno de casa

Os tengo que pedir perdón por haber estado algún tiempo sin subir ninguna receta pero ha sido por un motivo muy importante, y es que ha nacido mi preciosa nieta y la verdad es que no estaba para andar metida en la cocina. Durante este último mes solamente he podido pensar en ella.

Pero hoy he entrado en la cocina y ha sido para hacer estas riquísimas galletas rellenas de naranja y de esta manera celebrar con todos vosotros que ya soy abuela.

Para hacer estas galletas he usado estos cortadores que compre en una tienda de Casa home y que son estupendos para hacer este tipo de galletas.

horno de casa

horno de casa

Ingredientes

  • 650gr de harina de repostería
  • 250gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 250gr de azúcar glas
  • 1 huevo entero y una yema
  • una pizca de sal
  • 2 cucharadas de azúcar avainillada
  • ralladura de naranja
  • mermelada de naranja
  • azúcar glas para espolvorear

Preparación

Se bate bien la mantequilla con el azúcar y las dos cucharadas de azúcar avainillado, hasta conseguir que quede cremosa, le añadimos el huevo y la yema y la pizca de sal y lo integramos bien en la mezcla.

Le añadimos la ralladura de naranja y la harina que se la añadiremos poco a poco. Llegados a este punto lo mejor es sacar la mezcla del bol y sobre la encimera la vamos trabajando con las manos hasta que se integre toda la harina.

Envolvemos la masa en film de cocina o en una bolsa de plástico y se deja enfriar en el frigorífico.

Pasado una hora se extiende la masa con un grosor de un centímetro y se corta con el cortapastas, las piezas de abajo enteras y las de arriba con un agujero en el centro. Con los cortapastas que os he enseñado se facilita mucho este trabajo ya que con el mismo cortapastas puedes hacer las dos.

Cuando las tengamos cortadas y puestas sobre papel de hornear en  las llandas las metemos en el frigorífico una hora para que se endurezca bien la mantequilla y no se nos deformen el el horno.

Calentamos el horno a 190ºC y cuando esté bien caliente las sacamos del frigorífico y las horneamos unos 15 0 20 minutos pero siempre vigilandolas que no se nos queden muy tostadas.

Las galletas de mantequilla cuando salen del horno si las tocamos se nos rompen, por eso tenemos que dejarlas unos cinco minutos hasta que podamos cogerlas con una espátula sin romperlas y la dejamos enfriar sobre una rejilla.

Ya solo nos queda ponerles un poco de relleno de mermelada y a la galleta de la parte de arriba, le espolvoreamos un poco de azúcar glas, las tapamos y ya las tenemos listas.

Espero que os gusten.

 

 

Tagged with →