horno de casa

horno de casa

Como cada fiesta del año, el día de Todos los Santos tiene también sus dulces típicos, así es normal cuando llegan estas fechas ver en las confiterías los huesos de santo, los buñuelos de viento, y muchos dulces hechos con calabaza, que es el producto estrella de Halloween.

A estas galletas las he llamado “Galletas de Hallowen” por que su ingrediente principal es la calabaza, y son unas galletas especiadas con un olor y un sabor delicioso, cuando las estas horneando es fantástico el aroma que desprenden.

Animaros a hacerlas y no podreis parar de comer.

Ingredientes para unas 40 galletas

  • 120gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 60gr de azúcar
  • 75 gr de pamela (o azúcar integral)
  • 1 huevo
  • 50gr de sirope de alce
  • 100gr de calabaza asada
  • una cucharada de levadura
  • una cucharada de las de café de canela molida
  • una cucharada de jengibre en polvo
  • una pizca de clavo molido
  • una pizca de nuez moscada
  • una pizca de sal
  • 220gr de harina candeal
  • una cucharada de levadura royal
  • 70gr de nueces picadas pequeñas
  • Para la glasa
  • 500gr de azúcar glas
  • 2 claras de huevo

Preparación

El día de antes ponemos en el horno la calabaza envuelta en papel de aluminio, cuando la pinchemos y esté tierna la sacamos y dejamos enfriar, cuando se enfríe la trituramos y dejamos en un colador para que escurra todo el agua que tiene.

Encendemos el horno y lo dejamos que se caliente, en un bol ponemos la mantequilla, el azúcar, el sirope, la sal y las especias y lo batimos con unas varillas, que no sean eléctricas.

A continuación le añadimos el huevo y la harina que hemos tamizado con la levadura y removemos bien, le añadimos las nueces y mezclamos.

La masa se nos quedara blanda y no podemos formarlas con las manos por lo que vamos a usar una cuchara.

En una bandeja ponemos papel de hornear y con la ayuda de dos cucharas vamos formando bolitas, las pondremos un poco separadas porque van a crecer un poco.

Las ponemos a cocer a 180ºC durante unos 15 minutos con el ventilador, de cualquier forma estaremos pendientes porque se hacen muy pronto y dependerá de la potencia de cada horno.

Cuando estén las ponemos a enfriar sobre una rejilla y mientras vamos a hacer la glasa.

Para ello ponemos en un bol limpio las claras de huevo y las batimos un poco, le vamos añadiendo el azúcar y cuando veamos que se nos espesa ya la tenemos para ir rebozando las galletas.

Ponemos una rejilla y debajo una bandeja para que recoja el exceso de glasa y no lo untemos todo, rebozamos las galletas y las ponemos en la rejilla y dejamos que se seque bien la glasa.

Cuando estén secas podemos guardarlas en un recipiente hermético, y no os preocupéis de cuantos días os pueden durar porque os aseguro que no van quedar.

Tagged with →