horno de casa

horno de casa

Os dejo otra receta de croquetas, la forma de prepararlas es básicamente como las croquetas de pollo, lo único que cambian son los ingredientes principales, esta vez las vamos a hacer de queso Gorgonzola que es un queso italiano que está hecho de leche de vaca pasteurizada y presenta un aspecto enmohecido, existen dos variedades picante y dulce yo las he hecho con la variedad de gorgonzola dulce. Este queso le da un sabor esquisito a las croquetas y el contraste con las nueces en el interior es delicioso, espero que os animeis a hacerlas os garantizo que quedareis como unos grandes chef.

Ingredientes

  • 5 cucharadas soperas de harina
  • 150gr de queso gorgonzola
  • 50gr de queso mascarpone
  • 60gr de nueces
  • un litro de leche entera
  • una cebolla
  • 2 huevos
  • pan rallado y Kikos triturados finos
  • 20ml de aceite de oliva
  • aceite para freír
  • pimienta
  • una pizca de nuez moscada
  • una cucharada de mantequilla

Preparación

Lo primero que hay que hacer es poner a tostar la harina en la sartén, removiéndola para que no se pegue, cuando comienza a tomar color la ponemos en un plato y la reservamos.

En la sartén ponemos el aceite de oliva y la cucharada de mantequilla, cuando estén calientes echamos la cebolla picada y rehogamos. Cuando la cebolla esté pochada ponemos la harina y removemos bien y comenzamos a echar la leche, una pizca de sal, un poco de pimienta y la pizca de nuez moscada.

Vamos removiendo bien la bechamel y ponemos el queso gorgonzola hecho trocitos y el queso mascarpone, y vamos añadiendo más leche y removiendo bien hasta que el queso se disuelva y se vaya espesando la besamel, no hay que dejarla demasiado dura porque cuando se enfría se endurece un poco más. cuando la tengamos hecha le añadimos las nueces partidas a trocitos, removemos y apartamos. Echaremos la bechamel en una fuente bien extendida para que se vaya enfriando.

Cuando esté fría la masa formamos las croquetas, es preferible que no sean muy grandes, las rebozamos en huevo batido y pan rallado mezclado con kikos triturados y las freímos.

Las que nos queden podemos congelarlas una vez formadas y rebozadas en huevo y pan rallado mezclado con kikos triturados muy finos.

Servidas con mermelada de tomate están deliciosas.

 

Tagged with →